El Coronavirus nos ha afectado a todos. De eso no hay duda alguna, pero en éste caso hablaremos de un hecho histórico que afecta al Spokon.

Muchos torneos, incluidos los Juegos Olímpicos de Tokio, se han modificado o pospuesto, lo que ha significado un problema a los deportistas; pero por sobre todo a los fanáticos, que se han quedado sin competencias que seguir.

Con la finalización de Haikyuu otra noticia triste se suma y es que: Por primera vez en la historia la Shonen Jump se quedó sin un manga «Spokon».

La Shonen Jump lleva ya 50 años siendo publicada (desde 1968) y que ocurriera algo así puede depender de muchos factores:

  • Actualmente el Coronavirus ha impedido crear convocatoria para nuevos mangas
  • Existe cada vez mayor competencia entre las editoriales
  • No hay muchas nuevas historias Spokon que hayan sido un éxito

El hecho de que el manga deportivo desapareciera de la «Jump», que ha producido muchas obras populares, fue un gran evento para el mundo del manga (algo que incluso lamentan editores de otras revistas)

Por supuesto, además ésto es triste para los fanáticos del género.

El Spokon siempre fue una marca asociada al Shonen: ¿Hay algo que represente de mejor forma la juventud que los mangas deportivos? 

Es verdaderamente preocupante éste hecho  pues existen pocas series nuevas.

Tal vez el Spokon este comenzando una espiral hasta desaparecer completamente. Solo el tiempo lo dirá.

Si no lo has leído te dejamos una Sinopsis de Haikyuu

Sinopsis:

Inspirado al ver a as «Little Giant» en acción, Shouyou Hinata, de baja estatura, decide revivir al club de voleibol de su escuela secundaria. El equipo recién formado incluso llega a un torneo; sin embargo, su primer partido resulta ser el último cuando son brutalmente aplastados por el «Rey de la Corte», Tobio Kageyama. Hinata promete superar a Kageyama, y ​​luego de graduarse de la escuela secundaria, se une al equipo de voleibol de Karasuno High School, solo para descubrir que su rival jurado, Kageyama, ahora es su compañero de equipo.

 

Gracias a su baja estatura, Hinata lucha por encontrar su papel en el equipo, incluso con su poder de salto superior. Sorprendentemente, Kageyama tiene sus propios problemas con los que solo Hinata puede ayudar, y aprender a trabajar juntos parece ser la única forma de que el equipo tenga éxito.