En una escuela ubicada en la ciudad de Novosibirsk, una estudiante que puso como fondo de pantalla una chica de anime en su smartphone fue castigada y enviada a orientación psicológica.

Los estudiantes se vieron obligados a eliminar el fondo de pantalla. El gobierno ruso previamente advirtió a su población que «la animación originaria de Japón tiene un impacto negativo en los niños«.

La madre de la joven contacto con el Ministerio de Educación y Ciencia de la Federación Rusa en busca de una solución civilizada pero la respuesta fue negativa. La madre comento que la persona a cargo le dijo que «No tiene derecho de comprarle un smartphone a un menor de edad y que el anime tiene un efecto negativo en las personas«.

Además a la madre se le afirmo «Hay un anime que contiene mensajes cifrados sobre como derrocar al gobierno Ruso».

La comunidad japonesa reacciono con risa al ver la noticia e incluso bromearon.

Es lamentable la situación vivida en Rusia y mas cuando hace poco la relación Rusa-Japonesa había mejorado e incluso existieron colaboraciones previas para producir una película de anime de origen Ruso-Japonesa.

Aunque queda aclarar que el principal problema que el gobierno Ruso tiene con el anime, son la producción de series que muestran  homosexuales en representaciones sexuales o inapropiadas para la sociedad Rusa y en diversas ocasiones han aclarado que respetan el trabajo de los japoneses y realizan obras de gran calidad por lo que no están en contra del anime, están en contra de las producciones que vayan en contra de los valores Rusos.