Durante la exhibición del año pasado del evento Fancy Frontier, dedicado al anime y manga, en Taipei, una cosplayer taiwanesa se metió en problemas con la ley por realizar una sesión de fotos en el área de cosplay considerada demasiado «explícita», cerca del lugar donde se realizaba el evento.

Al final, fue arrestada por violar la Ley de Delitos contra la Moral S*xual del país. En ese momento, el Taipei Times informó que la cosplayer se levantó la falda, revelando que no llevaba ropa interior, y todavia se sentó en una posición donde exponía sus partes íntimas por completo. El incidente fue noticia en televisión.

Los medios Apple Daily y Asagawo Blog informaron recientemente que la cosplayer ha sido condenada a tres meses de prisión y multada con varios miles de dólares, un veredicto que puede apelar. Durante el juicio, según los informes, la cosplayer dijo como parte de su defensa que no usa habitualmente ropa interior. El juez respondió que la ley taiwanesa no infringe su derecho a renunciar a la ropa interior. Al parecer, exponerse públicamente es otro asunto.

En 2012, la cosplayer japonesa Ushijima Ii Niku también se metió en problemas por exponer públicamente su trasero en una sala de recreativa en Taiwán.

Los organizadores del evento Fancy Frontier han creado en respuesta regulaciones de la vestimenta de cosplays para garantizar que los asistentes sigan las normas del país. Por ejemplo, los disfraces prohibidos incluyen atuendos que revelen pezones, genitales y glúteos, así como los que muestran sujetadores y calzoncillos. Sin embargo, se permiten trajes de baño, pero como señala el medio Taipei Times, los organizadores no tienen control sobre los cosplayers fuera del lugar.

Además, los organizadores se pusieron en contacto con los reguladores en el Expo Dome inmediatamente después del incidente de este fin de semana, y los funcionarios a cargo del lugar dijeron que para mantener el orden fuera del lugar, trabajarían con la policía, que sería notificada de inmediato si había alguna conducta ilegal.

La cosplayer supuestamente involucrada en el incidente también ha recibido críticas de la comunidad en redes sociales, y una persona dijo que la mujer es más activa como modelo para revistas, en lugar de una cosplayer, y la instó a no «contaminar» el imagen pública de los cosplayers.