El periódico japonés Nikkei publicó un editorial en su sitio web que habla sobre los efectos de la reciente presencia de China con su industria nacional de animación. Aunque China fue el país con más contratos con la industria de la animación japonesa en 2016, el artículo de Nikkei argumenta que China se ha retirado poco a poco de la industria japonesa desde 2018 debido a restricciones gubernamentales más estrictas en la transmisión de anime, entre otros factores (En 2018, China tenía 121 contratos, lo que lo convirtió en el sexto país después de Estados Unidos, Corea del Sur, Taiwán, Francia y Canadá). Este estado de cosas ha exacerbado los problemas de la industria japonesa en declive y ha reforzado las grandes diferencias de riqueza entre los animadores japoneses y chinos.

Aunque la industria japonesa ha seguido experimentando poco con un nulo crecimiento nacional en los últimos años, las compañías chinas han aumentado los recursos de la animación nacional. Históricamente, las compañías japonesas han subcontratado para la producción de animes a compañías chinas, pero el editorial señala que las compañías chinas ahora están contratando cada vez más compañías japonesas para trabajar en obras chinas. En 2018, una compañía del gigante tecnológico chino Tencent abrió un estudio llamado Colour Pencil Animation Japan, que trabaja en obras de animación para plataformas de streaming de Tencent, como la exitosa serie The King’s Avatar.

El Nikkei destacó los salarios más altos que disfrutan los animadores que trabajan para las empresas chinas. A diferencia de la industria japonesa, que tiende a depender de freelancers, Colour Pencil Animation Japan contrata animadores como empleados, e incluso los nuevos empleados ganan un salario por encima del promedio de la industria de 175,000 yenes (1,580 dólares) por mes. Mientras tanto, según la última encuesta de la Asociación de Creadores de Animación de Japón (JAniCA), solo el 14% de los animadores japoneses son empleados permanentes.

La presencia de China con su animación nacional es acompañada por un difícil período financiero para los estudios de animación japoneses. Según la agencia de calificación crediticia Teikoku Databank, más del 30% de los estudios de producción de anime en Japón estaban en números rojos en 2018. Las empresas en bancarrota y disolución también están en la cima. La dirección de una empresa de animación declaró:

A medida que el precio del contrato disminuye, seguimos con poco personal y no podemos expandir nuestras operaciones. Es un ciclo vicioso. Si al menos una persona se va, la compañía no podrá cumplir con el final del contrato, y muchas compañías terminan en números rojos.

La situación ha dificultado la formación de jóvenes animadores, y la calidad de la animación también está disminuyendo. Según Bunjirō Eguchi, CEO de Colour Pencil Animation Japan , incluso hay casos en los que la compañía externaliza el trabajo a los animadores japoneses, sólo para luego rechazar severamente el trabajo de baja calidad producido por la parte japonesa.

Un servicio deficiente en el lado japonés puede llevar al estancamiento en el sector. China utilizó su abundante capital para adquirir recursos para la animación digital, y la calidad de su animación está mejorando notablemente. Japón subcontrató anteriormente a China, pero ahora la situación se ha revertido.

Según la Asociación Japonesa de Animación (AJA), el valor de mercado total de la industria del anime en 2018 es de 2.1814 billones de yenes ( 20 mil millones). Por otro lado, solo 267.1 mil millones de yenes (2.4 mil millones), solo el 12% del valor de mercado, se destinaron a compañías de animación. el Nikkei señalar que, aunque casi la mitad del anime provienen del extranjero, la mayor parte del dinero se destina a los comités de producción que se encargan de los derechos internacionales para las empresas de producción de anime. El sistema del comité de producción evita que muchos estudios obtengan ganancias, incluso si producen un anime exitoso.

Según Daisuke Iijima del Teikoku Databank, las compañías chinas ahora están tratando de atraer animadores japoneses para que trabajen en China a fin de expandir su mercado interno.

Pueden ofrecer fácilmente tres veces el salario anual que un animador recibiría en Japón, por lo que probablemente habrá más casos de talentos japoneses en el extranjero.

Nikkei citó un sitio de reclutamiento chino, que tenía listados con un salario mensual de aproximadamente de 34,000 yuanes (4,800 dolares) y 30,000 yuanes (4,240 dolares) para trabajar como animadores en Hangzhou y Beijing, respectivamente.

Nikkei concluyó el editorial con un pronóstico sombrío para la industria del anime japonés y el sistema de financiación de los comités de producción.

El sistema del comité de producción es eficaz para mitigar los riesgos, pero para que la industria japonesa sea competitiva a nivel mundial, es esencial que tenga un sistema que garantice que sus ganancias se distribuyan de manera efectiva.

3 COMENTARIOS

  1. Este es el tipo de cosas que me pone a pensar: ¿Que pasa con Japon, y cuando sera el dia de que salga de esta olla podrida en la que esta metido desde los 90?

  2. No me digan… 😕😕😕😕😕 creo q ya es hora de dehar de jugar arena of valor ya que es de tenced….

Comments are closed.