La situación acerca de la piratería en Japón (y el mundo entero) es un asunto que no pasa desapercibido en ninguno de los estratos sociales en donde se pueda discutir sobre cualquier asunto de índole general, como por ejemplo, Twitter.

Ha sido e esta red social en donde ha salido a relucir una leyenda que se muestra en el Museo Internacional del Manga de Kyoto, en la cual se admite que gracias a esto no sólo se ha apoyado a esta industria desde Japón, sino que también en todo el mundo.

La leyenda en cuestión dice lo siguiente:

«Lo bueno y lo malo del manga pirata.

En el extranjero, especialmente en otros países asiáticos, hubo ciertos períodos donde las leyes que protegían los derechos de autor de publicaciones extranjeras no estaban debidamente establecidas. Traducciones de «ediciones piratas» del manga japonés han sido ampliamente leídas hasta que las publicaciones aprobadas tomaron lugar en la década de 1990.

La violación de los derechos de autor es ilegal. Sin embargo, debe ser recordado como un hecho histórico que fans extranjeros del manga japonés han surgido y que mercados extranjeros para el manga japonés han sido desarrollados precisamente debido a esas versiones pirata.»

A pesar de que el museo reconoce el beneficio histórico que el manga ha tenido gracias a la piratería, remarca una vez más el hecho de que es un delito. Por eso mismo actualmente hay muchas compañías, especialmente en Japón, que han librado una incesante batalla para acabar con la piratería.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí