Por medio del blog Otakomu se viralizó un hilo en Twitter en que el se habla sobre los efectos que tienen el NTR y los finales malos en las personas que les gusta este contenido.

El hilo comienza con el siguiente tweet:

Un amigo al que le gustan las historias sin final feliz me preguntó: «A mí me perjudican ese tipo de cosas, ¿pero a la persona que me gusta no le perjudican? Cuando escucho eso, me dijo: «¡Guau! ¡Qué historia tan dolorosa! ¡Me duele el corazón! ¿Cómo ha ocurrido esto? ¡No lo soporto! Eso es lo que siento.»

Motivo por el que un usuario respondio lo siguiente:

Te voy a contar una historia dura.Cuando leas un final horrible como el de un «NTR», sufrirás un daño cerebral casi al 100%. Para aliviar el daño cerebral, el cerebro segrega sustancias de placer. Por lo cual, las personas a las que les gustan los finales de mierda y el NTR son personas adictas a las sustancias placenteras de los cuidados paliativos.

En el blog se pudieron apreciar comentarios como los siguientes: «Supongo que a las personas que les gustan las cosas picantes son iguales», «No olviden que cuando estamos sometidos a mucho estrés, intentamos aliviarlo poniéndonos más tensión a nosotros mismos», «Sí, supongo que esa es la psicología detrás de por qué me gustan las situaciones que obligan a las chicas a jugar de forma humillante» y «NTR es amor puro».

Otros usuarios cuestionaron la afirmación,  preguntando al usuario  si era un experto en neurociencia, y cual es daño que sufre el cerebro, específicamente en qué zona del cerebro.

Aunque queda aclarar que la respuesta no cita bases científicas, generó un debate donde muchos usuarios compartieron su amor por el NTR y gustos trágicos similares, aunque unos pocos cuestionaron la afirmación y exigen fuentes.