Pues bueno gente, aquí Humus reportándose para la reseña de esta semana y sin mucho más que decir, comenzamos.

Tal ves esté de más, pero recuerden que hay spoilers en esto así que léanlo bajo su propio riesgo.

Resumen

Como siempre, empezamos con un pequeño resumen de lo visto en este capitulo.

Sorao y Toriko son llamadas por Kozakura para descubrir que Akari fue quien las había llamado. Akari pide ayuda a Sorao para resolver un problema de una amiga a quien un «mono» le habló mencionando el nombre de Snnuki Kano. Entre que si y que no, atienden el llamado y van a ver a la amiga de Akari.

Nuestras protagonistas llegan a un taller mecánico donde conocen a Ichikawa Natsumi (o Nattsun para los amigos). Aquí, se explica que el mono dejo unos dientes los cuales Natsumi tiro y a raíz de eso, eventos extraños ocurrieron, entre ellos uno muy peculiar con una anciana. Mientras Sorao usa su ojo mágico para buscar los dientes perdidos, encuentra algo debajo de un árbol, una urna de cremación llena de dientes humanos.

Tras encontrar la urna, deciden buscar mas cosas; encontrando un esqueleto de perro decapitado, un altar shintoista perteneciente a la familia de Natsumi y… Sannui Kano aparece arrebatándole un molar a Natsumi, Akari intenta hacer algo y pierde un molar también, ahora empieza el combate en nuestro mundo y… por primera las protas no tuvieron que ir a «el otro lado» para meterse en problemas. Sorao descubre un nuevo poder el cual hace que Akari desate su furia sobre la abuelita demoniaca y puedan acabar con todo.

El capitulo termina con Akari diciendo que Sorao tiene cierto a Natsuki y una escena que nos remite al capitulo 1 del anime.

Opinión

En esta ocasión no tengo mucho que comentar; la animación tiene una buena calidad, el CGI vuelve a ser utilizado solo para lo necesario y el arte sigue mostrando un nivel bastante bueno. Debo admitir que este capitulo fue bastante interesante.

Dejando de lado el arte y el CGI, el hecho de que las cosas se desarrollen en nuestro mundo fue algo que no me lo esperaba y por lo visto. El patrón usado en capítulos previos se ha visto deshecho por el mismo anime; pasamos de ver a Toriko y Sorao meterse en problemas tras ir a «el otro lado», a ver como ahora ellas son buscadas por lo problemas.

En cuanto a otros detalles, el que Natsumi trabaje en un taller me hizo cierta gracia, al ver que tenia la cabeza manchada de aceite quemado (me recordó a cuando trabaje en un taller mecánico). En las escenas de pelea, la animación no decae tanto y se mantiene, el hecho de que casi todo sean encuadres donde vemos únicamente a Akari ayuda al recordar que no pelea contra algo «físico», y la expresión de su rostro resaltando en locura es magnifico.

Otra escena que me gustaría remarcar es cuando Natsumi y akari pierden sus molares. En el caso de Natsumi es bastante simple, escupe sangre a su mano la cual detiene su molar; en el caso de Akari, vemos la fuente de sangre que se ha vuelto un sello de la narrativa japonesa y que contrastan muy bien con el blanco y negro de dicho momento.

Por su parte el hecho de que se mencionara que Sorao tiene cierto parecido con Natsuki genera una nueva problemática dentro de ella. El revivir la primera escena del anime fue, en lo personal, algo que me dejo  con ganas de ver el nuevo capitulo y leer la novela.

En conclusión, fue un buen capitulo el cual reavivó las emociones del primer capitulo, así como generar expectativa e incertidumbre. Ya sin más nada que decir, me despido; nos vemos la siguiente semana amigos.

Artículo anteriorEl anime Jaku-Chara Tomozaki-Kun revela ilustraciones especiales en conmemoración al estreno del décimo episodio
Artículo siguienteBethesda y su exclusividad con Xbox es celebrada por Phil Spencer

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí