ANMO Sugoi

Noticias Anime y Manga

Articulos Reseñas

Review: La chica a la orilla del mar (2014)

lachicaalaorilladelmar_zps99a24dbcInio Asano nos relata la vida de Sato, una chica que establece una relación informal limitándose a tener solo encuentros sexuales con su compañero de instituto: Isobe. Conforme avanza la historia, esta relación se tornará más complicada para ambos. Entonces ¿se trata acaso de un shôjo cualquiera? La respuesta es no. La pluma de Asano no se centrará en construir un romance cabalmente. La apuesta de nuestro autor es elaborar un since of life que tenga un mayor peso en la autoexploración de sus personajes: aspecto por el cual se han caracterizado las obras de Asano. No se trata de la típica frase contigo pan y cebolla (contigo en las buenas y en las malas). El autor va hacia el otro extremo: plasmar sentimientos que se ocultan, que se mantienen latentes, que nos imposibilitan, que uno no reconoce e incluso los niega cuando formamos una relación con los demás. Las decisiones que tomamos pueden cambiar completamente el curso de nuestras vidas. Esta perspectiva nos permite observar la parte cruda, íntima, psicológica de la vida de nuestros protagonistas.  No es de extrañarse este proyecto poco pesimista que Asano propone, pero no se trata de una tragedia con un final por el cual todo se va por la borda. No! el autor mantiene un profundo respeto con sus personajes y eso hace que lo admire: mostrar la parte más cruda, amarga, triste de estos personajes pero no desecharlos como basura.

Autoexploración

Sato es una chica que se muestra distinta frente a sus amigas: sencilla y tranquila; mientras que en su relación con Isobe se expresa de manera dominante y directa. Esta ambivalencia es propio de cualquier persona que se encamina a conocerse dentro de una relación.

La chica a la orilla del mar  muestra que muchas veces, no parecemos ser los mismos en las distintas relaciones que mantenemos con las personas.

orilla_3
Sato.

Isobe por su parte es quien se caracteriza por ser un chico solitario y que no busca la atención de los demás . No tiene amigos a diferencia de Sato. Sin embargo, al igual que ella, poco a poco va adentrándose en la autoexploración. Ambos establecen una relación dentro de la cual, los demás no tienen parte. El problema está en que los jóvenes tienen una imagen ante la sociedad (como los ven sus demás compañeros), y frente a tal deben lidiar con sus propios deseos.

El ámbito de la autoexploración se da en muchos sentidos; el más explicito es el sexo entre ambos jóvenes y la masturbación por parte de Isobe. En lo social, también se muestra un desarrollo en nuestros protagonistas: Sato se vuelve más independiente, aunque poco a poco se va enamorando de Isobe: lo que hace que se apegue a él. El joven por su parte tendrá su momento de expiación y logrará reconciliarse con su pasado: lo que tal vez le da fuerzas suficientes para rechazar a Sato.  Esta parte, supone una no-perfección de ambos; es decir que si bien ambos van madurando, no significa que se vuelvan personas excelentes. Aún se puede errar en los momentos más avanzados de nuestras vidas y, esto parece ocurrir cuando ambos jóvenes (después de una relación carnal pero no formal) deciden separarse: pese a que sus sentimientos digan los contrario. En fin, es de saber que nuestro autor no es de plasmar esos finales felices ya clichés para nuestros tiempos. Entonces podemos preguntarnos ¿acaso Asano no repite lo mismo pero para el otro extremo? Es decir ¿en lugar de un final de consumación propone la disgregación como tragedia? Esto tal vez lo perciban las personas que se quedan bajo la dicotomía: estar o no estar juntos. Pero acaso ¿esta consumación del amor es la mayor de las felicidades? ¿no nos estamos quedando ciegos por solo centrarnos en un posible romance más idealizado por los lectores que por los propios protagonistas?

Como dije en un principio, Asano muestra la crudeza y la tristeza en la vida de sus personajes; sin embargo, no significa que -por no finalizar su historia con un final romántico– sus personajes se hundan en la más miseria tristeza: hasta Oyasumi Punpun no posee un final completamente trágico. Todos estos personajes tienen una vida que continuar! El romance es solo una parte de la vida: tal vez este sea el mensaje más positivo que Asano nos quiere dar con el final de esta historia.

Un final que no es de romance, sino cotidianamente hermoso como Solanin, como Oyasumi Punpun.

Recomiendo leer esta historia de tan solo 20 capítulos. 

Avatar
Redactor furtivo que gusta de ver animes y leer mangas retro, aunque sus mayores preferencias están en su presente.
error: Contenido protegido
  • Registrarse
¿Olvidó su contraseña? Indique su Usuario o Email. Recibiras un correo para crear una nueva contraseña.
We do not share your personal details with anyone.